KMSKA

Entidad autónoma oculta

Después de ganar el concurso internacional en 2003, el estudio de arquitectura holandés KAAN Architecten ha trabajado intensamente en el plan maestro, la renovación y la ampliación del Real Museo de Bellas Artes de Amberes. Escondida en el antiguo lugar de unos jardines interiores, invisible desde la calle, se encuentra ahora la entidad autónoma del siglo XXI en la que las puertas pivotantes forman parte esencial de la identidad material tácita del edificio.

Fotografía de Sebastian van Damme y Stijn Bollaert

svd_KAAN-KMSKA_20201204-0012.jpg

Oculto por detrás de la historia

En paralelo con la renovación del museo, se han realizado importantes inversiones públicas desde principios del siglo XXI que han transformado a todo el barrio. Una de las piedras angulares del diseño del KAAN Architecten fue la decisión de ocultar completamente la parte nueva del museo dentro del edificio ya existente. La renovación es invisible desde la calle para enfatizar la fuerza de la estructura original y su papel como legado dentro del barrio que cambia rápidamente.

El museo, más conocido como KMSKA, une un encanto contemporáneo y la belleza gloriosa pero algo descuidada del edificio original del siglo XIX. El KMSKA es uno de los últimos ejemplos de la robusta arquitectura neoclásica de Amberes, por lo que ocultar la parte nueva del museo tiene también un gran valor para el aspecto de la ciudad.

Drag over the photos for more

Contraste emblemático

La extensión convive con la poderosa estructura histórica sin negar su carácter monumental. Profe. El Profesor Dr. Dikkie Scipio, arquitecto y cofundador de KAAN Architecten, sobre el diseño ha manifestado:

"Los museos de los siglos XIX y XXI no podrían ser más intensamente diferentes entre sí. Juntos encarnan un contraste emblemático con respecto a dimensiones, luz y atmósfera, diseñados como espacios flexibles para futuras exposiciones."

FJ3_Still_16-9_05.jpeg

Mundos ininterrumpidos

El KMSKA se divide ahora en tres mundos: el área de entrada pública (sentir), las áreas de exhibición (ver) y las oficinas en la parte trasera del edificio (trabajo). A través de la monumental escalinata, de la entrada, la sala de recepción y del Keyserzaal, los visitantes son guiados al renovado museo del siglo XIX o al nuevo museo del siglo XXI.

El nuevo museo se ubica como entidad autónoma en los cuatro patios existentes. Las salas de exposición totalmente blancas reciben su luz natural por 198 tragaluces triangulares y tridimensionales, complementados por cuatro grandes trampas de luz para la luz natural en las profundidades del edificio, 23 metros por debajo del techo. Estos tragaluces con iluminación artificial integrada suavizan la luz del día y compensan la falta de luz estacional. Los pisos de gran brillo también contribuyen a la experiencia deliberadamente impresionante del nuevo museo.

La sucesión de espacios fuertemente orientados verticalmente sin una identidad material distinta no se ve interrumpida por marcos, bisagras o umbrales. Se pueden encontrar veinticinco puertas pivotantes en todo el museo, cada una más oculta que la otra. Cuando están cerradas, las puertas pivotantes desaparecen por completo en los espacios. Solo se ve una costura estrecha alrededor, como una puerta pivotante sin marco.

Descubre las puertas pivotantes sin marco

Puertas pivotantes en KMSKA

La selección de las puertas pivotantes fue obvia por varias razones. Walter Hoogwerf, de KAAN Architects declara:

"Las puertas pivotantes brindan la posibilidad no tan solo de crear puertas invisibles, pero también puertas de enormes dimensiones. En determinadas divisiones de compartimentos del KMSKA, en donde no queríamos interrumpir el recorrido por la fachada, hemos optado por puertas pivotantes ya que las podíamos ocultar discretamente en la pared. Asimismo, no hay bisagras visibles, y solo hay una pequeña junta alrededor. Se cierran en caso de alarma de incendio. Hemos elegido las bisagras FritsJurgens porque pueden instalarse a una altura de instalación limitada y su funcionalidad es alta."

Descubre las bisagras pivotantes de FritsJurgens

Drag over the photos for more
svd_KAAN-KMSKA-20201204-019.jpg

Diversidad pivotante

Walter Hoogwerf: "En donde le hemos dado al monumento colores históricos aplicados en el arte tradicional, parquet de roble, marcos de puertas y yeserías ornamentales, el Museo Vertical consiste en abstracción, colores blanco y azul medianoche, puertas invisibles y detalles súper elegantes."

Se han realizado varias intervenciones cuidadosamente consideradas en el edificio existente para crear el espacio necesario y las instalaciones técnicas del nuevo museo. Una de estas incorporaciones es el muro pivotante de 5,5 por 9 metros en el primer piso, que ha mejorado considerablemente la logística que rodea a las grandes obras de arte.

Se ha utilizado una gran variedad de puertas pivotantes, dice Walter Hoogwerf. "Hay un total de unas 25 puertas pivotantes. También hay algunas puertas monumentales que son pivotantes. Hay puertas de ascensor de 2 x 3,6 m, 2,5 x 3 m, puertas de 1 x 3 m, gruesas, finas. Las puertas son principalmente hechas de GRG, yeso reforzado con fibra de vidrio."

Experiencia abrumadora

Aunque invisible desde la calle, una vez dentro es un museo abrumador en toda su aparente simplicidad, la nueva parte del siglo XXI de KMSKA es una entidad autónoma formando una experiencia impresionante. Es precisamente la identidad material tácita la que brinda experiencia, un contraste simbólico en dimensiones, luz y atmósfera en comparación con el museo del siglo XIX.

Para obtener más información, visita la website of KMSKA.

Gracias por registrarte.