Depot Boijmans: una "primicia" artística

Un vistazo al interior del primer depósito de arte de acceso público del mundo

Inspiracion 12 julio 2022

Lo primero que se ve al entrar en el Museumpark de Rotterdam es la fachada de espejo del Depósito Boijmans van Beuningen. No sólo el edificio en sí es único: es el primer depósito de arte accesible al público del mundo. El depósito alberga toda la colección de arte del Museo Boijmans van Beuningen. Más de ciento cincuenta mil obras de arte, expuestas en catorce salas del depósito en perfectas condiciones climáticas. La planta superior del depósito está adornada con cuatro -o más bien cinco- hermosas puertas pivotantes de madera de roble con los herrajes de FritsJurgens en su interior.

El 5 de noviembre de 2021 llegó el momento: El Depósito Boijmans fue inaugurado oficialmente, y nada menos que por el Rey Willem-Alexander. Tras la construcción del depósito, que duró más de cuatro años, los primeros visitantes pudieron por fin acceder a más de 151.000 obras de arte. Antes de la construcción, sólo una parte de ellas se exponía en el Museo Boijmans van Beuningen, que sólo tenía espacio para 3.000 obras de arte. La mayor parte de la colección de arte estaba almacenada y guardada en depósitos, invisibles para el público. Hoy en día, se puede admirar toda la colección de fama mundial en el Depósito Boijmans.

Arte, pero no un museo

Aunque el depósito está abierto al público, la función del edificio es diferente a la del museo adyacente. El Depot Boijmans no organiza exposiciones: las obras de arte están clasificadas por material y disciplina. Los visitantes pueden pasear y ver la colección por su cuenta, o realizar una visita guiada. Como el depósito es un edificio en funcionamiento, durante tu visita podrás mirar entre bastidores el trabajo del museo. Podrás ver por encima de los hombros de los expertos durante el proceso de restauración y ver cómo se preparan las obras de arte para su transporte. En caso de que optes por realizar una visita guiada para descubrir el depósito, también se te permitirá entrar en algunas salas del depósito, lo que acerca aún más la abrumadora colección del Museum Boijmans van Beuningen.

43_depot-bvb_november-2021_(c)aad-hoogendoorn.jpeg

El depósito cuenta con catorce compartimentos climatizados con estanterías, anaqueles y armarios para todas las obras de arte. Hay cinco climas y varios niveles de humedad para crear las condiciones perfectas para las pinturas, los metales, los materiales orgánicos e inorgánicos, y para la fotografía en blanco y negro y en color. Dentro de los salones de depósito, la humedad y la temperatura se mantienen estables. Desde el vestíbulo, las escaleras y el ascensor, se pueden ver las obras de arte desde todos los ángulos. «Es como entrar en una biblioteca buscando un libro concreto y descubrir en su lugar diez libros nuevos. En el depósito, lo más probable es que te sorprendas positivamente con obras de arte que no habrás visto jamás en ningún otro lugar», dice el director del museo, Sjarel Ex.

57_depot_november_(c)ossip-van-duivenbode.jpeg

La gran mudanza

El traslado de todas las obras de arte tuvo que llevarse a cabo con mucha precisión, explica Sjoerd Voss, jefe de proyecto del traslado del depósito. Cuando el proceso comenzó en enero de 2019, la colección Boijmans estaba dispersa en cinco lugares de los Países Bajos y Bélgica. «Conocemos el peso, el tamaño, el material y el volumen de todas las obras de arte. En cuanto estuvo claro dónde acabarían las obras en el nuevo depósito, se ha podido empezar todo el ejercicio de desconcierto. Cada movimiento de un objeto de museo debe ser registrado, desde el momento en que se levanta hasta su llegada al nuevo lugar. Nunca se puede trasladar un objeto sin que esté registrado en algún lugar. Este es un requisito cuando se trasladan obras de arte. No son de tu propiedad, sino que pertenecen a la comunidad», explica Voss.

Para garantizar una protección óptima de las obras de arte, se han acondicionado todas las circunstancias del proceso de traslado: desde los camiones hasta los lugares de descarga. Después, las obras de arte se han trasladado por categorías a los almacenes especiales, perfectamente adaptados a las necesidades climáticas del material en cuestión.

27_depot-bvb_august-2021_(c)ossip-van-duivenbode.jpeg

Obra de arte sostenible

La temperatura y la humedad de todas las zonas climáticas se gestionan desde el área técnica, explica Wout Braber, jefe de Alojamiento y Mantenimiento. «El sistema de alta tecnología de este salón es de lo más moderno. Mediante unidades de tratamiento de agua y aire y unidades de humidificación, creamos aire especial para las distintas zonas climáticas y compartimentos. Por ello, el depósito es un reto único en términos de tecnología y accesibilidad. Mostrar toda la colección: eso es lo que hacemos posible aquí. Lo que más me gusta son todos los dispositivos inteligentes del área técnica. Conseguir realizar un edificio tan sostenible con unas necesidades climáticas tan grandes es muy especial. Ha mantenido a mucha gente muy ocupada. No hay nada mejor que eso».

35_depot-bvb_september-2021_(c)ossip-van-duivenbode.jpeg

En la construcción del edificio del depósito se han utilizado sobre todo materiales de origen sostenible, como los agregados reciclados en el hormigón. Gracias a la elección de materiales y tecnologías innovadoras, el consumo energético del edificio es muy eficiente. Por ejemplo, el edificio cuenta con almacenamiento subterráneo de calor y frío, y las unidades de almacenamiento de agua de lluvia suministran agua para el jardín de la azotea y los baños. Además, el depósito utiliza iluminación led y urinarios sin agua. Los paneles solares del tejado alimentan todo el edificio. Descubre más sobre Depot Boijmans van Beuningen.

tbcdepot.jpg

El entorno reflejado

La construcción del depósito fue encargada por el municipio de Róterdam, a partir de un diseño del arquitecto Winy Maas. Éste es cofundador de MVRDV, un estudio de arquitectura con sede en Róterdam. Su ambición era diseñar un depósito público lo más acogedor posible, donde los visitantes se sintieran bienvenidos. En concreto, el objetivo era crear un edificio accesible que mostrara de forma transparente cómo se conserva la colección de arte. Esta es la idea que subyace en la forma redonda del depósito: como el edificio no tiene fachada ni fondo, resulta atractivo desde todos los lados.

19_depot-bvb_may-2021_(c)ossip-van-duivenbode.jpeg

Parte del encargo: dejar el Museumpark -donde se ubica el nuevo depósito - intacto en la medida de lo posible. En lugar de cambiar el carácter del parque, el Depot Boijmans tenía que entablar una nueva relación con él. Maas cumplió este requisito dotando al depósito de una llamativa fachada de espejos. El exterior consta de 6.609 metros cuadrados de vidrio, repartidos en 1.664 paneles de espejo. Esto hace que el edificio sea transparente y se integre en el entorno del Museumpark. La fachada espejada hace que el depósito parezca un cuadro vivo: al reflejar su entorno, tiene un aspecto diferente cada día, dependiendo de las condiciones meteorológicas.

63_depot_november_(c)ossip-van-duivenbode.jpeg

Róterdam como colección de arte

«Uno quiere que un edificio se reconcilie con su entorno», explica el arquitecto Winy Maas. «La idea de infinito me parece muy importante en un parque. La arquitectura paisajística suele utilizar espejos: hacen que la zona parezca más grande. Así, el parque central de Róterdam sigue siendo verde y los espejos te dan la sensación de que es grande. La forma redonda es una gran ayuda. Poco a poco descubres que puedes mirar a la vuelta de la esquina, dejando que toda la ciudad se despliegue ante ti».

81_depot_november_(c)ossip-van-duivenbode.jpeg

«Lo que también me gusta mucho de los espejos es que muestran la transformación del entorno», añade Maas. «Primero, este lugar era un pozo de construcción gris y ahora es cada vez más verde. El depósito marca el desarrollo de Róterdam. Quizá sea la única ciudad del mundo en la que cada edificio aporta algo. Desde que la ciudad fue bombardeada hace setenta años, cada nuevo edificio ha contribuido a la ciudad. Cada década se caracteriza por su propio estilo, como una adición a la colección de Róterdam».

80_depot_november_(c)ossip-van-duivenbode-1657784381.jpeg

El galardonado jardín de la azotea

El depósito mide unos 15.000 metros cuadrados. Todo el edificio tiene arte: desde la entrada en la planta baja hasta al restaurante con jardín en la azotea. Con su altura de 39,5 metros, es tan alto como la torre del museo adyacente, el Museum Boijmans Van Beuningen. El entorno verde en el que se encuentra el edificio se refleja en el jardín de la azotea con restaurante. Cuando se mira el depósito directamente desde el aire, el verdor del jardín de la azotea se funde con el verde del Museumpark. El diámetro de la cubierta galardonada es de 60 metros. Los abedules, las hierbas y los pinos colocados en el tejado ayudan a retener el agua, fomentan la biodiversidad y reducen el estrés térmico en la ciudad.

61_depot_november_(c)ossip-van-duivenbode.jpeg

El tejado contiene un total de setenta y cinco abedules siberianos de tronco múltiple y veinte pinos. Se han cultivado para que crecieran horizontalmente, ya que sólo pueden echar raíces a 60 o 70 centímetros en el tejado ajardinado. Por eso, los árboles de este proyecto se prepararon para su nuevo hogar en un vivero. Sus raíces están interconectadas, lo que los hace resistentes a las tormentas, incluso a una altura de 35 metros. Un ascensor de alta velocidad lleva a los visitantes desde la planta baja hasta el jardín de la azotea, donde pueden disfrutar de una vista impresionante de Róterdam.

60_depot_november_(c)ossip-van-duivenbode.jpeg

Espectacular por dentro y por fuera

El Depot Boijmans ha ganado el premio del público de los Architizer A+ Awards: otra muesca en el cinturón de premios y nominaciones que el exitoso diseño del depot de MVRDV ha logrado entretanto. El premio se concedió sobre la base de miles de votos en la categoría de Galería y Espacio de Exposición. En ella, el depósito fue votado como el favorito entre los cinco finalistas. Pero no sólo el exterior del depósito es espectacular: el interior también es toda una experiencia. Para el montaje, Boijmans colaboró con los artistas John Körmeling y Marieke van Diemen. La artista visual Pipilotti Rist creó una hipnotizante obra de arte para el exterior.

21_depot-bvb_august-2021_(c)ossip-van-duivenbode.jpeg

Körmeling diseñó el interior, incluida la iluminación del vestíbulo. Sustituyó la pared entre el vestíbulo y el depósito de arte (originalmente de piedra) por cristal. De este modo, al entrar se puede admirar la sala de forma circular del depósito. En el vestíbulo, se ha instalado un balcón independiente, que sigue la forma redonda del edificio. Van Diemen se ha encargado del diseño de The Maze: un laberinto tridimensional en el atrio del depósito. Incluye vitrinas flotantes en las que se exponen obras de arte y objetos de la colección. El atrio se encuentra en la primera planta del depósito y llega hasta al tejado del edificio.

69_depot_november_(c)ossip-van-duivenbode.jpeg

Un primer vistazo

La periodista de arquitectura Kristen Hannema realizó un viaje de descubrimiento en el depósito y describió sus experiencias en el atrio en el periódico Volkskrant, de la siguiente manera: «Sobre ti tienes una alfombra de "gemas" brillantes, bajo tus pies relucen objetos de plata y miras hacia abajo una escultura medieval. Tres grandes ascensores de cristal - dos para el público y uno para las obras de arte - recorren a toda velocidad el agujero de metros de altura de hormigón, cristal y acero, por el que se cuelan escaleras como en un dibujo de Piranesi. Deambulando por la zona, que se hace más ancha y ligera a medida que se sube, uno mira de una bóveda a otra y, de repente, se encuentra cara a cara con un empleado de restauración que manipula una obra de arte en una "losa".»

70_depot_november_(c)ossip-van-duivenbode.jpeg

Puertas pivotantes en la sexta planta

Los ascensores de cristal te llevan al sexto y último piso del depósito en un abrir y cerrar de ojos. Aquí se encuentran, junto a la zona técnica, el restaurante y el area de eventos. Éstas están conectadas por una pasarela, que los visitantes pueden utilizar para cruzar el atrio. A este puente le llaman «vitrina 13», ya que en él se exponen también obras de arte. La zona de eventos cuenta con cuatro puertas de bisagra pivotante de madera de roble de Road Bovenbouw con el hardware FritsJurgens dentro. Ellas cierran elegantemente la sala o dan acceso a ella, según las necesidades. Si no hay ningún evento, están abiertas, a 90 grados. Es un bonito espectáculo si se abren todas a la vez bajo el mismo ángulo, brindandote una vista impresionante del horizonte de Róterdam.

Art and pivot doors: a great combination

Juntos a través de una puerta

Las puertas pivotantes tienen 2 metros de ancho, 4,5 metros de alto y pesan unos 300 kilos cada una. Sin embargo, sólo necesitan un mínimo empujón para ponerse en movimiento. Esto es una gran sorpresa, una y otra vez, dice Jeroen Iemhoff. Como director de ventas de FritsJurgens, participó de cerca en el proyecto Boijmans. «Los visitantes muestran un gran interés por las puertas debido a su tamaño y sus suaves movimientos. Los espejos colocados sobre las puertas hacen que parezcan incluso el doble de grandes. El hecho de que no se vea ninguna de las bisagras o cerraduras les brinda un efecto muy especial. Bonito detalle: una de las cuatro puertas grandes contiene otra más pequeña, especialmente para el personal del catering. De este modo, pueden entrar en el lugar del evento sin tener que abrir las puertas grandes».

depotboijmans-fritsjurgens-pivot-hinge-systems-12.jpg

El Depot Boijmans es, en todos los sentidos, la definición de una Gesamtkunstwerk: cada componente, tanto en el interior como en el exterior y en todas partes, se ha formado por la interacción de varios artistas. Desde el magnífico diseño hasta las obras expuestas: cada elemento desempeña un papel único en el primer depósito de arte público del mundo. Incluyendo las puertas pivotantes de Road Bovenbouw con el hardware FritsJurgens dentro. que ponen el paisaje urbano de Róterdam al alcance de la mano o que crean una atmósfera de intimidad durante un evento privado. Sea cual sea el motivo del desplazamiento, una visita a la singular atracción del Museumpark de Róterdam constituye el inicio de una aventura artística.

¿Quieres descubrir más proyectos especiales de puertas pivotantes?

Suscríbete al proyecto destacado mensual de FritsJurgens y al canal del blog y mantente al día de todas las tendencias en puertas pivotantes.

Interested in
Gracias por registrarte.