Castlecrag House

Afirmación reluciente

La casa original de la posguerra y en la que ha crecido la construyeron los padres del actual propietario en esta parcela. Sus nuevos propietarios se han puesto en contacto con Porebski Architects, inspirados en una casa del barrio diseñada por la oficina en 1972. La antigua casa dio paso a una villa compacta y moderna, protegida por un jardín circundante. Un aspecto esencial de la casa es la forma de entrar al edificio.

El camino de entrada y la puerta pivotante de la entrada, en cobre, ocultos a escondidos de la calle, marcan la pauta para el interior. La puerta pivotante forma parte de una paleta de construcción sencilla de ladrillos de hormigón, hormigón prefabricado, cobre y madera. La gran puerta pivotante tiene ella misma un tamaño impresionante, mientras que el material brillante te da la bienvenida tanto de día como de noche.

Entrada de cobre de gran tamaño

Se ha usado el cobre externamente en la casa como revestimiento y en los aleros, por lo que el uso del mismo material para la puerta de entrada pivotante le da continuidad a la arquitectura. Además, ella hace también una gran afirmación. El cobre es un material hermoso con cualidades interesantes. Es un material que puede cambiar con el tiempo, dependiendo de su revestimiento y a qué se expone el material. Debido a su suavidad, se pude aplicar fácilmente el cobre a las puertas pivotantes utilizándolo como revestimiento, como se hizo aquí, por ejemplo, con dos paneles sólidos de 40 mm.

El tamaño de la puerta tendría que determinarse también de acuerdo con el tipo de puerta que sería. Su peso y dimensiones han hecho que una bisagra de pivote FritsJurgens fuera la elección correcta. El System M de FritsJurgens puede soportar el peso de puertas grandes y pesadas a la vez que garantiza un movimiento suave y controlado de la puerta en todo momento.

Obtén más información sobre el System M y sobre otros sistemas de bisagras pivotantes que ofrece FritsJurgens.

Productos

Camino abrigado

Se apartó el edificio de sus límites hasta donde fue posible para permitir que el paisaje ocultara la casa. Esto ha llevado a un camino abrigado hacia la entrada. Victoria D’Alisa, directora de Porebski Architects:

«El área cubierta externa que forma el camino de entrada, con su techo bajo y escalones suavemente escalonados, forma una experiencia maravillosa antes de atravesar la puerta de entrada de cobre hacia una galería de entrada de dos pisos con vistas a través de la casa».

Un sentido de viaje

La entrada de esta casa te permite crear una conexión o un contraste deliberado entre el exterior y el interior de la casa. Constituye una parte esencial de la experiencia completa de un hogar y, en el caso de la casa Castlecrag, el interior y el exterior comparten una atmósfera sobria pero cálida y acogedora.

Victoria D’Alisa: «En este caso, se oculta la entrada de la vista desde la calle, ubicada intencionalmente a lo largo de la lateral de la casa con un techo cubierto por motivos de planificación, pero que también brinda una sensación de viaje antes de llegar a la entrada».

La entrada se abre a una amplia galería de entrada de doble altura, que inunda el vestíbulo con luz natural. Les permite a las personas moverse y caminar casualmente hacia las áreas de estar. Con el jardín a la derecha y una colección personal de arte a la izquierda, hay mucho que admirar en el camino.

Descubre otras posibles aplicaciones de puertas pivotantes para tu propia entrada de gran tamaño e inspírate.

aplicaciones

Punto de interés

Incluso cuando la planificación de una casa es la que dicta la ubicación de las puertas y de las entradas, ellas son de enorme importancia para la forma como experimentas una casa.

«Las puertas son la conexión entre espacios. Le añaden proporción y escala a una habitación, y una puerta de entrada a menudo define el estilo del resto de una casa».

Las puertas tienen un fin práctico, pero también psicológico en la conexión de espacios. Ayudan a crear espacios, tanto visualmente como de forma invisible. Una puerta puede convertirse en algo más que un paso, ella puede ser un punto de interés en sí mismo, como la entrada pivotante de cobre de la casa Castlecrag.

Castlecrag House with FritsJurgens pivot hinge System M by Porebski Architects and Cumberland Building, photographed by Peter Bennetts
La casa Castlecrag con el sistema de bisagras pivotantes FritsJurgens System M, de Porebski Architects y Cumberland Building
Fotografiado por Peter Bennetts
Castlecrag House with FritsJurgens pivot hinge System M by Porebski Architects and Cumberland Building, photographed by Peter Bennetts
Castlecrag House with FritsJurgens pivot hinge System M by Porebski Architects and Cumberland Building, photographed by Peter Bennetts
Castlecrag House with FritsJurgens pivot hinge System M by Porebski Architects and Cumberland Building
Castlecrag House with FritsJurgens pivot hinge System M by Porebski Architects and Cumberland Building, photographed by Peter Bennetts
Castlecrag House with FritsJurgens pivot hinge System M by Porebski Architects and Cumberland Building

Una casa con personalidad

Tanto el interior como el exterior no son exagerados ni se han sobre diseñado en absoluto, pero siguen siendo cómodos. Todo está hecho con gran atención al detalle. La casa respira calma y personalidad gracias a una paleta de construcción sutil y cálida de piedra, carpintería enchapada y madera que contrasta las paredes blancas para complementar la colección de arte de los propietarios.

Cada detalle de su maravillosa entrada se ha pensado muy bien, desde el camino que conduce a la entrada hasta el largo pasillo con arte de los residentes. El cobre no es una opción habitual, pero definitivamente una opción atractiva. Ella presenta una de las infinitas posibilidades al trabajar con puertas pivotantes.